Category Archives: Uncategorized

Preinscripció a la Universitat i matrícula


Convocatòria de juny

Del 7 de juny al 5 de juliol (ambdós inclosos).

 

Convocatòria de setembre

Del 23 al 27 de setembre (ambdós inclosos).

 

Assignació de places

La notificació de l’assignació de plaça de totes les convocatòries es fa a través d’Internet: https://accesnet.gencat.cat/

Es recomana als estudiants que s’informin del resultat de les successives assignacions per aquest mitjà, sense esperar la recepció de cap altra notificació.

 

Convocatòria de juny

 

1a assignació: 19 de juliol.

2a assignació: 4 d’agost.

1a reassignació: 14 de setembre.

Posteriors reassignacions: cada 15 dies, a partir del 14 de setembre i fins a finals d’octubre.

Convocatòria de setembre

 

Assignació: 3 d’octubre.

 

Renúncia a la reassignació

 

Els estudiants als quals s’ha assignat una plaça sol·licitada entre la 2a i la 8a preferència poden convertir-la en 1a. Això significa que confirmen matricular-se en la preferència assignada i renuncien a les preferències anteriors. Aquesta renúncia és definitiva i s’ha de fer per Internet a l’adreça https://accesnet.gencat.cat/.

Convocatòria de juny

Del 20 al 22 de juliol (ambdós inclosos), per matricular-se el 28 de juliol.

 

Terminis de reclamació

 

El resultat de les assignacions i reassignacions de places universitàries pot ser objecte de reclamació prèvia davant l’Oficina d’Orientació per a l’Accés a la Universitat o les seves seus en el termini de 5 dies hàbils a partir de la seva notificació.

 

En el moment de formalitzar la preinscripció universitària, l’estudiant pot sol·licitar fins a 8 preferències (centres d’estudi), les quals han d’estar ordenades segons el grau d’interès. No és obligatori emplenar les 8 preferències. Per exemple, un estudiant que desitgi cursar biologia pot triar, com a primera preferència, els estudis de biologia a la UdG, com a segona preferència els estudis de biologia a la UB, etc., o bé altres estudis, com podrien ser farmàcia, ciències ambientals o publicitat i relacions públiques.

La preinscripció és compatible amb altres sol·licituds a universitats privades, a distància o d’altres comunitats autònomes, tot i que l’estudiant només podrà matricular-se en un sol centre (excepte aquells a qui s’hagi concedit la simultaneïtat d’estudis). Llevat d’aquest últim supòsit, no es pot fer més d’una preinscripció en la mateixa convocatòria. En cas d’haver-n’hi dues o més, quedaran totes automàticament anul.lades.

 

A l’Oficina d’Orientació per a l’Accés a la Universitat i a les seves seus hi ha personal per atendre qualsevol aclariment i ordinadors a disposició dels usuaris, des d’on es pot formalitzar la preinscripció durant els dies hàbils dels terminis establerts per a cada convocatòria.

 

Requisits i documentació necessària. Estudiants amb la prova d’accés per a més grans de 25 anys

  • Els estudiants que hagin superat la prova d’accés a la universitat per a més grans de 25 anys a la convocatòria de 2011 a qualsevol de les set universitats públiques catalanes, i a la Universitat de Vic, no cal que presentin cap documentació; els que l’hagin superat a la Universitat Ramon Llull,  a la Universitat Internacional de Catalunya, a la Universitat Abat Oliba CEU i a la Universitat Oberta de Catalunya, cal que presentin la targeta on consta la qualificació definitiva de la prova. 

    Els que l’hagin superat en anys anteriors a les universitats abans esmentades han de presentar, si és necessari, la targeta on consta la qualificació definitiva de la prova. 

    Els estudiants que hagin superat la prova a universitats de fora de Catalunya cal que presentin la targeta on consta la qualificació definitiva de la prova. 

    Les proves d’accés a la universitat per als més grans de 25 anys de la convocatòria de 2011 s’estructuren en cinc opcions: A (Arts i humanitats), B (Ciències), C (Ciències de la salut), D (Ciències socials i jurídiques) i E (Enginyeria i arquitectura), opcions vinculades a les cinc branques de coneixement entorn de les quals s’organitzen els estudis universitaris oficials de grau. 

    A efectes d’accés a la universitat s’han equiparat les opcions dels estudiants que van superar les proves abans de l’any 2010 amb les opcions actuals.

 

 

Terminis de matrícula universitària de 2011

Un cop assignada una plaça a la universitat, els estudiants s’han de matricular en el centre on hagin d’iniciar els seus estudis.

 

Convocatòria de juny

 

Assignats en primera preferència

Del 22 al 28 de juliol (el dia 25 de juliol és festa local a Girona i a Salt).

 

 

Renúncies a la reassignació i reclamacions presentades fins al 22 de juliol que entren en 1a preferència

28 de juliol.

 

 

Matrícula de la segona assignació

Del 5 al 8 de setembre.

 

Reclamacions de la segona assignació

8 de setembre.

 

 

Convocatòria de setembre

 

 

Assignats

Del 5 al 7 d’octubre.

 

 

Reclamacions presentades fins al 5 d’octubre

7 d’octubre.

 

Matrícula de reassignacions i reclamacions

2 dies després de la publicació a Internet.

 

Cal recordar que els estudiants que no es matriculin en les dates que els corresponen perdran la plaça.


Anuncis

1 comentari

Filed under presentació, Uncategorized

Indignaos y Reacciona


-¡Indignaos, de Stéphane Hessel

-Reacciona, de José Luís Sampedro

El grito de Hessel: ¡Indignaos!

Pocas veces un libro tan pequeño tiene tanta repercusión. Son apenas 30 páginas y ya se ha traducido a 23 lenguas. Solo en Francia se han vendido 1.700.000 ejemplares en cuatro meses. “¡Indignaos!” es, más que un manifiesto, un grito para despertar conciencias lanzado por el nonagenario Stèphane Hessel. Una llamada especialmente a la juventud para rebelarse de forma pacífica contra las injusticias de un mundo dominado por los poderes económicos. 

Sampedro se indigna y reacciona

El veterano escritor explica en dos libros las razones “del ocaso” de la sociedad

JUAN CRUZ – Madrid – 03/04/2011

José Luis Sampedro está indignado y reacciona. Para explicarlo, el escritor, nacido en 1917, prologó un librito de enorme éxito, ¡Indignaos! (Destino), del francés de origen alemán Stèphane Hessel, que nació aquel mismo año en Berlín, y ahora escribe al frente del libro Reacciona (Aguilar), que a su vez prologa su amigo Hessel.

Hessel dice en este último libro, una especie de correspondencia española de su propia propuesta original: “Conscientes, implicados e indignados -como yo les he recomendado recientemente desde la atalaya de mi vida-, los autores de Reacciona, este compendio compacto, formulan muy interesantes proyectos de futuro junto a sus análisis de la situación presente, tan sombría”.

¿Qué resorte ha movido a Sampedro, economista, escritor comprometido con su tiempo, académico, a expresar su indignación, a reclamar que la gente reacciona? El mensaje de Hessel, dice, “está dirigido principalmente a los jóvenes de un resistente luchador por la causa de los derechos humanos y las conquistas sociales logradas a lo largo del siglo pasado, en franco retroceso en estas primeras décadas del XXI”.

De ese “ocaso de la sociedad” escribe Sampedro en Reacciona, el conjunto de escritos coordinado por la periodista Rosa María Artal, “iniciativa más completa y centrada en España”, como indica el propio escritor. “Efectivamente”, dice, “estoy indignado y reacciono ante la mentira reiterada de que la única salida posible de la crisis que se nos presenta sean las medidas neoliberales”.

¿Qué hacer? “Como he dicho muchas veces, actualmente el dinero es la medida de todas las cosas, confundimos economía de mercado con sociedad de mercado, convirtiendo todo en mercancía hasta el punto de aceptar la corrupción, es decir, la compraventa de seres humanos como algo natural que se avala en las urnas. Educados en este ambiente y con la finalidad de ser competitivos, productivos e innovadores, es decir, de tratarnos unos a otros a empujones, es difícil mantener la dignidad si no es mediante la autoreeducación”.

El autor de Conciencia del subdesarrollo y El río que nos lleva ha mantenido siempre una enorme fortaleza en su compromiso con la sociedad. Es como un junco, y ahora, además, se pone al frente de iniciativas en las que él mismo acentúa esa fortaleza. Pero, ¿ha habido momentos de flaqueza? “Depende de lo que se entienda por flaqueza. Momentos de dudas y vacilaciones los tenemos todos los pensantes, especialmente cuando nos encontramos frente a decisiones que también incumben a terceras personas, a nuestros seres queridos. En general, puedo decir que no siempre he estado seguro de qué hacer, pero siempre he sabido lo que no debo hacer”.

Ahora lo que más preocupa en Europa es, sobre todo, cómo se hace la política. ¿Qué hacer, qué falta en la política? “Falla precisamente la política. Con la mal llamada globalización, los poderes políticos han abdicado de su función política a favor de los financieros, lo que ha conducido a unos déficits democráticos importantes y a la crisis. Dicho sea en plural porque la crisis financiera eclipsa en los medios las crisis alimentaria, energética, ecológica, es decir, se trata de una crisis del sistema”. La situación suscita cada día indignaciones nuevas, como dice Hessel y como dice él. La guerra, el paro, la economía. ¿Qué sentimiento le produce ahora la contemplación de este paisaje? “La respuesta es clara. La humanidad ha avanzado mucho en tecnología, pero muy poco en sabiduría y humanismo”.

¿Y él esperaba esta debacle? ¿Qué estado de ánimo le produce? “Pese a la idea interesadamente reiterada de que nadie podía prever la crisis actual, somos muchos los pensadores y economistas que llevábamos advirtiéndolo sin ser oídos o tildados, en el mejor de los casos, de demagogos trasnochados. Sin ser el más importante de ellos, a modo de ejemplo, podría recordar las críticas burlonas al ensayo divulgativo que bajo el título El mercado y la globalizaciónpubliqué en 2002, en el que se advertía en lenguaje claro y conciso de las consecuencias que traería la alegre globalización. Por no hablarle de Economía humanista, algo más que cifras, una selección de algunos artículos de economía escritos a lo largo de mi carrera, el primero de ellos fechado en 1947. Quien los haya leído difícilmente pensará que lo que se define como debacle me haya pillado por sorpresa. Mi estado de ánimo es pues la serena y al tiempo indignada mirada de quien ya vive apeado del mundo que le rodea, en la sala de espera que son los últimos años de la vida”.

La energía con la que se indigna y reacciona desmiente, sin duda, esa consideración final con la que Sampedro subraya su presente estado de ánimo.

Tiempo de vergüenza

“Reacciona aporta respuestas”, dice Hessel en el pórtico de la recopilación de textos que ha elaborado Rosa María Artal como prolongación española del¡Indignaos! del autor francés, amigo y contemporáneo de Sampedro. “Son caminos”, afirma Hessel, “para canalizar el descontento y desconcierto que la crisis de un sistema, a escala global y local, vierte sobre la sociedad, capaz, por fin, de movilizarse. Es hora de actuar”. Hessel se congratula de las voces deReacciona. Aparte de Sampedro, escriben Federico Mayor Zaragoza, Baltasar Garzón, Juan Torres López, Ángels Martínez i Castells, Rosa María Artal, Ignacio Escolar, Carlos Martínez, Javier López Facal, Javier Pérez Albéniz y Lourdes Lucía.

Dice el juez Garzón: “Alguien ha dicho que nos ha tocado vivir los tiempos de la vergüenza, la mediocridad y la renuncia”. Vergüenza “por el abandono de los principios que nos deberían ayudar a afrontar y superar los retos de una crisis económica fabricada por un capitalismo rampante”; mediocridad “porque se ha desarrollado una visión alicorta de la situación política y económica”; y renuncia, “porque todos, en un escenario de corresponsabilidad, estamos consintiendo y propiciando esa situación”.

Recogido de Rtve/El país


Deixa un comentari

Filed under Història del món contemporani, Uncategorized

Qualificacions


Resultats i qualificació final per a més grans de 25 anys
  • Cadascun dels exàmens es qualifica amb una puntuació de 0 a 10 punts.
  • És obligatori lliurar tots els exàmens de la mateixa fase per tal d’obtenir la qualificació corresponent.
  • La qualificació de la fase general s’obté de la mitjana aritmètica dels quatre exàmens.
  • La qualificació de la fase específica s’obté de la mitjana aritmètica dels dos exàmens.
  • La qualificació final de la prova s’obté de la mitjana aritmètica de la qualificació obtinguda en cadascuna de les fases. Només es podrà fer la mitjana quan la qualificació de cadascuna de les dues fases sigui igual o superior a quatre punts.
  • El candidat ha superat la prova d’accés quan obté un mínim de cinc punts en la qualificació final.
  • Un cop superada la prova d’accés, els candidats podran presentar-se de nou en convocatòries posteriors per millorar la qualificació.
  • La qualificació de qualsevol de les dues fases de la prova, sempre que sigui igual o superior a cinc punts, també serà vàlida, a efectes de qualificació final, per a la convocatòria següent, tot i que el candidat pot optar per millorar-ne la qualificació, i sempre es prendrà en consideració la millor de les qualificacions. Tanmateix, a l’hora de formalitzar la matrícula sempre s’ha de fer per la totalitat de la prova i, en cas de voler fer ús d’una nota parcial de la convocatòria anterior, és obligatori matricular-se a la mateixa universitat (vegeu l’apartat Reserva de qualificacions de fase).
  • En convocatòries posteriors, el candidat haurà de repetir la prova en la seva totalitat

Els resultats de les proves es publicaran l’1 de juny de 2011. Els candidats que hagin fet la matrícula de les proves per Internet els podran consultar per aquest mateix canal, i la resta de candidats en el lloc que determini cada universitat.

Deixa un comentari

Filed under Uncategorized

Estadístiques de la convocatòria 2010


Dades i resultats globals

Resultats globals per matèria

Proves més grans 25 anys Proves més grans 45 anys
Matèries Convocatòria 2010
Presentats Mitjana
Comentari de text 3.871 5,43
Llengua catalana 3.871 5,59
Llengua castellana 3.871 5,46
Anglès 2.999 5,57
Francés 490 5,84
Alemany 8 8,19
Italià 54 3,38
Portuguès 320 4,19
Biologia 834 4,29
Dibuix tècnic 63 4,75
Economia de l’empresa 187 4,53
Estadística 153 3,81
Filosofia 407 4,50
Física 302 2,06
Geografia 1.890 6,51
Història contemporànea 2.185 6,16
Història de l’art 187 5,90
Literatura 140 4,82
Matemàtiques 739 2,40
Química 655 4,05
Matèries Convocatòria 2010
Presentats Mitjana
Comentari de text 462 6,12
Llengua catalana 462 5,67
Llengua castellana 462 5,38
Proves més grans 25 anys Proves més grans 45 anys
Homes Dones Total
Matriculats 2.050 2.349 4.399
Presentats 1.764 2.107 3.871
Aptes 1.095 1.164 2.259
% Aptes/Presentats 62,07% 55,24% 58,36%
Mitjana prova Comuna (aptes) 6,247 6,257 6,252
Mitjana prova Específica (aptes) 6,951 6,677 6,810
Mitjana prova M25 (aptes) 6,599 6,467 6,531
Homes Dones Total
Matriculats 167 336 503
Presentats 153 309 462
Aptes 99 198 297
% Aptes/Presentats 64,71% 64,08% 64,29%

Deixa un comentari

Filed under Uncategorized

Geopolítica del món actual



Analistas sostienen hipótesis de relación entre… por teleSUR_tv (Relatió entre el petroli i la política del món)

Misterios sobre el 11 de septiembre


http://video.google.com/googleplayer.swf?docid=7794011496994408373&hl=es&fs=true

Deixa un comentari

Filed under Geografia, Història del món contemporani, Uncategorized

¿Nos está volviendo lerdos internet?


(2: El contraataque)

Por: Delia Rodríguez

El viernes hablábamos de uno de los debates más interesantes de los últimos tiempos: si Internet nos está atontando o no. Este post está dedicado a la acción, a las estrategias que todos los que pasamos el día conectados por trabajo o por placer hemos acabado desarrollando para no perdernos como niños pequeños en este enorme parque de atracciones de la información.

Mauro

(Autor: Mauro Entrialgo)

Dice la leyenda que existen personas capaces de usar Internet sólo para fines decididos de antemano y durante el tiempo que tenían pensado. Afortunados ellos que no han perdido jamás una tarde sin querer y que no saben que a veces cerrar veinte pestañas abiertas en dos navegadores distintos es la única forma de empezar de nuevo desde el principio. Lo normal es que si estás obligado a pasar ocho horas seguidas delante del ordenador conozcas muy bien la sensación de estar liadísimo respondiendo mails, buscando información, hablando por teléfono, mirando Facebook o Twitter, abriendo fotos, descargando powerpoints o entrando en los periódicos. Y que al final hayas hecho de todo menos lo que tenías que hacer.

Para ser más precisos: lo que ocurre esos días es que la multitarea (el intento de hacer varias cosas a la vez) se alía con la procrastinación (del latín procrastinare, significa diferir, aplazar lo que se debe realizar). No sólo se trata de un problema de productividad laboral, sino algo más profundo, que tiene que ver con el control sobre nuestras acciones. Porque como dice Carr: “la esencia de la libertad es poder escoger a qué quieres dedicarle tu atención”. Revolotear por internet sin concentrarse en nada interesante no supondría ningún problema si no fuera porque al final acabamos cansados, cabreados y con la sensación de haber tirado el día a la basura.

Supongo que la proliferación en los últimos años de blogs dedicados al desarrollo personal, la productividad, la motivación, la lucha contra la procrastinación o el estilo de vida sencillo es una forma de resistencia a este círculo vicioso de la superabundancia de la información, donde cada vez más gente está más conectada a más contenidos y les resulta más difícil lidiar con ellos. En español hay pocos, pero entre los anglosajones se han hecho famosísimos Lifehacker, ZenHabits, Unclutterer o The 99 percent Son útiles y contienen millones de ideas, pero cuidado: leer sobre la procrastinación es una forma maravillosa de procrastinar.

Estas son algunas técnicas para luchar contra el lerdismo provocado por Internet. Están basadas en mi experiencia ignorándolas todas y cada una de ellas como consumidora de información y procrastinadora profesional. También me he ayudado del muy poco científico y muy periodístico método –como decía El Comidista– de preguntar a algunos amigos en mi misma situación… o peor.

Nada

1. Evalúa la situación. ¿Aún eres capaz de mantener la concentración en algo complicado durante mucho tiempo? Puedes probar en estas dos páginas: un test de atención en The New York Times o –más fácil aún- esta web en la que se trata de no hacer nada durante dos minutos completos mientras miras y escuchas las olas del mar. Si mueves el ratón o cambias de ventana, pierdes.

2. Sé consciente del tiempo dedicado a cada tarea. Igual que el primer paso para comer sano es coger papel y lápiz, apuntar cada comida y sorprenderse de la mala vida que se lleva, ayuda registrar cada minuto de conexión. Es sorprendente las veces que uno entra en un ciclo de correo->Facebook->chat->Twitter->Menéame->periódico->blogs->correo hasta que podemos volver a comenzar. Los científicos tienen una explicación para eso, y es que nuestra mentes están programadas para prestar atención a cada pequeña novedad. Al parecer estos mínimos paquetes de información activan mecanismos cerebrales de recompensa como la dopamina, que están implicados en algunas adicciones.

3. Muerte a la multitarea. Todo el mundo cree que es mejor realizando varias labores a la vez de lo que realmente es. No te sobrestimes y haz primero una cosa y después otra. Sólo el tiempo que se tarda en cambiar de tarea y volver a concentrarse en ella es muy valioso. Es la ley de oro.

4. Concéntrate en lo que estás haciendo y así te sentirás más feliz y el tiempo pasará volando. Lo explican los psicólogos (experiencia de flujo o flow), el zen y los buenos camareros que odian cuando el bar se queda vacío porque se aburren y la jornada se les hace eterna.

5. Vuelve el tiempo en tu favor. Dicen los estudios científicos que la percepción del tiempo tiene que ver con la cantidad de cosas nuevas que has hecho. El periodista Matt Danzico ha abierto un blog llamado TimeHack en el que está contando su experiencia ‘hackeando el tiempo’ probando una cosa nueva cada día durante un año. Ya ha alimentado a un burro y pisado descalzo la nieve. Del mismo modo, se puede volver el dinero a tu favor. Parece comprobado que el dinero que proporciona la felicidad es aquel gastado en experiencias.

6. Si puedes, usa dos pantallas en el ordenador. Una para navegar y la otra escribir, por ejemplo. Aumentan la productividad y te ahorras todo ese tiempo empleado en reducir y ampliar ventanas y en abrir y cerrar programas. Aunque, como dice mi amigo Antonio Delgado, que trabaja con tres, pueden servir para procrastinar el triple.

7. Aprovecha el iPad y los lectores de libros electrónicos para lecturas profundas y de textos largos. Aunque distraen más que un libro, por lo menos distraen menos que un ordenador. Yo mando a Instapaper los artículos que voy encontrando a lo largo del día para después leerlos con calma en el sofá, sin publicidad, sin enlaces y con un fondo gris que cansa menos la vista que el blanco de la web.

8. Haz caso al sentido común, que dice cosas como: prioriza, distingue entre urgente e importante, establece rutinas para cada actividad, haz descansos cada hora, ponte horarios de principio y fin, no comas delante del ordenador o delimita zonas libres de móvil/iPad/portátil. Si trabajas en una oficina por cuenta ajena algunos de los consejos igual te suenan a broma, pero si eres autónomo o teletrabajas desde casa sabrás que no lo son.

9. Investiga el sistema GTD. Es la abreviatura de “Getting Things Done”, un best seller escrito por David Allen que se ha convertido en el tratado más famoso sobre productividad y sobre el que existe todo un culto en Internet. Enseña cosas prácticas, como a mantener la bandeja de correo electrónico a raya, pero su base es que cada tarea (desde regar las plantas a preparar un informe) posee la misma importancia, y que para mantener el cerebro vacío de preocupaciones hay que ir despachándolas de forma sistemática. O sea: hacer listas y tachar con furia las tareas cumplidas, una por una.

10. Usa un lector RSS y aprende a leer las noticias. El consejo es valioso porque no viene de un periodista, sino de Manuel Haj-Saleh, ingeniero y una de las personas que conozco más adictas a la actualidad: “El RSS bien clasificado puede ser una buena herramienta, aunque digan que está en decadencia. Te permite descartar la morralla rápidamente. También hay que aprender a leer desde los titulares para saber si entrar a la noticia correspondiente o no. Pero eso es más complicado y requiere mucha práctica: interpretar los “dice ahora”, los “la mayoría dice”, desechar por principio el periodismo de declaraciones. Cuando veo “EFE” o similares tras el titular, si ya he leído una noticia parecida, no sigo. Me me interesa mucho saber si efectivamente hay una redacción del propio medio o si se han limitado a reproducir el despacho. Eso me permite contextualizar. Y con el tiempo acabas aprendiéndote muchos nombres…y de qué pie cojean”.

11. Aprovecha las herramientas tecnológicas. Focusbooster es un temporizador on line que se basa en el método Pomodoro de concentración (trabajar 25 minutos, descansar 5). Minutesplease sirve para decidir por adelantado cuánto tiempo dedicaremos a cada cosa. Keepmeout te avisa si has caído en la tentación de visitar una página (por ejemplo Facebook) más de una vez cada ciertos minutos (por ejemplo 60). Remember the Milk es una aplicación GTD multiplataforma muy popular, aunque hay decenas para todos los sistemas operativos móviles.

12. Deshazte de las herramientas sofisticadas y pásate a la baja tecnología. Llegará un momento en el que descubrirás que Remember The Milk no hace nada que no pueda hacer un papel y un boli.

13. Conócete. Aprovecha los momentos de mayor concentración para las tareas más difíciles, vaguea sin culpa en los de menos. En muchos blogs se recomienda despachar un trabajo prioritario a primera hora de la mañana antes de abrir siquiera el correo electrónico, o no confiar demasiado en nuestras capacidades justo después de la comida. La que firma sabe bien que siempre tarda el doble de lo que ha calculado en terminar un artículo (este post debía haberlo publicado ayer). Se trata de conocer tus ciclos con realismo.

14. Haz yoga o medita. Russell A. Poldrack, profesor de psicología y neurobiología de la Universidad de Texas ha estudiado la multitarea, y aunque ha averiguado que puede ser negativa para el aprendizaje, también afirma que las prácticas que centran la atención pueden ser especialmente útiles calmando la tormenta mental de la sobredosis de información.

15. O sal a dar un paseo. Es la técnica otro amigo mío, profesor de fotografía y periodista freelance. “Andas dos o tres horas y a la vuelta lo ves todo con más perspectiva”. No vale llevarse el móvil: “Me he resistido a los móviles con Internet durante mucho tiempo para que no estropearan esos momentos”. A otros para reiniciar el cerebro les funciona correr o ir al gimnasio. “Follar también ayuda, ponlo si quieres”, me dice. Y claro, lo pongo, no sin antes borrar su nombre para que sus alumnos no lo encuentren cuando lo googleen.

16. Ojo con el móvil. Y no sólo porque los iPhones, las BlackBerrys y los smartphones proporcionen conexión 24 horas los 7 días, sino porque tienen a unificar en una sola bandeja todas las comunicaciones, que hasta ahora tenían sus normas: una llamada se responde antes que un SMS que se responde antes que un chat que se responde antes que un DM que se responde antes que un mensaje de Facebook que se responde antes que un mail. Recibiendo todo a la vez, el móvil crea la ilusión de que todo es urgente y todo se debe responder lo antes posible. Y no es así.

17. Desconecta por completo por lo menos un día a la semana. Es lo que hace Nacho Palou, del popularísimo blog Microsiervos, que lleva muchos años viviendo hiperconectado. Ese día sin cables le sirve también para hacer una especie de limpieza mental de la información que ha ido acumulando durante la semana: si no la ha utilizado durante esos días considera que no la va a volver a usar y se deshace de ella. Así los lunes empieza desde cero.

18. Aprende de los jefazos, que por más enganchados que estén a la BlackBerry no hay quien los encuentre en agosto. El descanso anual es sagrado.

19. Elige bien tus amistades, porque te ahorrarán tiempo. Es la técnica de Guillermo López, jefe de Proyectos Online en la agencia Remo y colaborador de GQ. “Tienes que asumir la sobrecarga de información. Además, no será tan mala cuando nos gusta tanto. Debes confiar en los demás, elegir bien tus curators, hacer criba de feeds y tuiteros. Al final todo el mundo comparte la misma información. Sigo a 45 tuiteros y me entero de todo. Incluso me bastaría con 15 ó 20”.

20. Simplifica. “Menos. Menos. Menos (menos que cuidar, limpiar, atender, organizar, recordar, llevar encima, controlar, pensar, guardar, sostener, defender y perder)”, me aconseja una amiga escritora. Movimientos como los que propugnan vivir sólo con 100 objetos son una excentricidad de un occidente demasiado rico y complicado, pero son inspiradores. La verdadera subversión del consumo consiste en pensarse bien cada compra y encargarse de que dure, contra modas y obsolescencias programadas. Cuanto menos hagas, más eficaz podrás ser en tus tareas. Mira el manifiesto de Zen Habits.

21. Deja de navegar, cierra esta página y haz lo que tengas que hacer. Y si no lo haces piensa por qué, seguro que existe una buena razón.

Deixa un comentari

Filed under Uncategorized

llibre d’anglès bàsic


És com l’altre de francès. basic_english_grammar

Deixa un comentari

Filed under Uncategorized

Protegit: grammar in use


El contingut està protegit amb contrasenya. Per veure’l, introduïu la contrasenya a continuació:

Escriviu la vostra contrasenya per veure els comentaris.

Filed under Uncategorized

Una entrevista interessant


ELPAIS.COM

ENTREVISTA: EN PORTADA

Un mundo distraído

BÁRBARA CELIS 29/01/2011

La tercera parte de la población mundial ya es ‘internauta’. La revolución digital crece veloz. Uno de sus grandes pensadores, Nicholas Carr, da claves de su existencia en el libro Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? El experto advierte de que se “está erosionando la capacidad de controlar nuestros pensamientos y de pensar de forma autónoma”.

El correo electrónico parpadea con un mensaje inquietante: “Twitter te echa de menos. ¿No tienes curiosidad por saber las muchas cosas que te estás perdiendo? ¡Vuelve!”. Ocurre cuando uno deja de entrar asiduamente en la red social: es una anomalía, no cumplir con la norma no escrita de ser un voraz consumidor de twitters hace saltar las alarmas de la empresa, que en su intento por parecer más y más humana, como la mayoría de las herramientas que pueblan nuestra vida digital, nos habla con una cercanía y una calidez que solo puede o enamorarte o indignarte. Nicholas Carr se ríe al escuchar la preocupación de la periodista ante la llegada de este mensaje a su buzón de correo. “Yo no he parado de recibirlos desde el día que suspendí mis cuentas en Facebook y Twitter. No me salí de estas redes sociales porque no me interesen. Al contrario, creo que son muy prácticas, incluso fascinantes, pero precisamente porque su esencia son los micromensajes lanzados sin pausa, su capacidad de distracción es enorme”. Y esa distracción constante a la que nos somete nuestra existencia digital, y que según Carr es inherente a las nuevas tecnologías, es sobre la que este autor que fue director del Harvard Business Review y que escribe sobre tecnología desde hace casi dos décadas nos alerta en su tercer libro, Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes? (Taurus).

Cuando Carr (1959) se percató, hace unos años, de que su capacidad de concentración había disminuido, de que leer artículos largos y libros se había convertido en una ardua tarea precisamente para alguien licenciado en Literatura que se había dejado mecer toda su vida por ella, comenzó a preguntarse si la causa no sería precisamente su entrega diaria a las multitareas digitales: pasar muchas horas frente a la computadora, saltando sin cesar de uno a otro programa, de una página de Internet a otra, mientras hablamos por Skype, contestamos a un correo electrónico y ponemos un link en Facebook. Su búsqueda de respuestas le llevó a escribir Superficiales… (antes publicó los polémicos El gran interruptor. El mundo en red, de Edison a Google y Las tecnologías de la información. ¿Son realmente una ventaja competitiva?), “una oda al tipo de pensamiento que encarna el libro y una llamada de atención respecto a lo que está en juego: el pensamiento lineal, profundo, que incita al pensamiento creativo y que no necesariamente tiene un fin utilitario. La multitarea, instigada por el uso de Internet, nos aleja de formas de pensamiento que requieren reflexión y contemplación, nos convierte en seres más eficientes procesando información pero menos capaces para profundizar en esa información y al hacerlo no solo nos deshumanizan un poco sino que nos uniformizan”. Apoyándose en múltiples estudios científicos que avalan su teoría y remontándose a la célebre frase de Marshall McLuhan “el medio es el mensaje”, Carr ahonda en cómo las tecnologías han ido transformando las formas de pensamiento de la sociedad: la creación de la cartografía, del reloj y la más definitiva, la imprenta. Ahora, más de quinientos años después, le ha llegado el turno al efecto Internet.

Pero no hay que equivocarse: Carr no defiende el conservadurismo cultural. Él mismo es un usuario compulsivo de la web y prueba de ello es que no puede evitar despertar a su ordenador durante una breve pausa en la entrevista. Descubierto in fraganti por la periodista, esboza una tímida sonrisa, “¡lo confieso, me has cazado!”. Su oficina está en su residencia, una casa sobre las Montañas Rocosas, en las afueras de Boulder (Colorado), rodeada de pinares y silencio, con ciervos que atraviesan las sinuosas carreteras y la portentosa naturaleza estadounidense como principal acompañante.

PREGUNTA. Su libro ha levantado críticas entre periodistas como Nick Bilton, responsable del blog de tecnología Bits de The New York Times, quien defiende que es mucho más natural para el ser humano diversificar la atención que concentrarla en una sola cosa.

RESPUESTA. Más primitivo o más natural no significa mejor. Leer libros probablemente sea menos natural, pero ¿por qué va a ser peor? Hemos tenido que entrenarnos para conseguirlo, pero a cambio alcanzamos una valiosa capacidad de utilización de nuestra mente que no existía cuando teníamos que estar constantemente alerta ante el exterior muchos siglos atrás. Quizás no debamos volver a ese estado primitivo si eso nos hace perder formas de pensamiento más profundo.

P. Internet invita a moverse constantemente entre contenidos, pero precisamente por eso ofrece una cantidad de información inmensa. Hace apenas dos décadas hubiera sido impensable.

R. Es cierto y eso es muy valioso, pero Internet nos incita a buscar lo breve y lo rápido y nos aleja de la posibilidad de concentrarnos en una sola cosa. Lo que yo defiendo en mi libro es que las diferentes formas de tecnología incentivan diferentes formas de pensamiento y por diferentes razones Internet alienta la multitarea y fomenta muy poco la concentración. Cuando abres un libro te aíslas de todo porque no hay nada más que sus páginas. Cuando enciendes el ordenador te llegan mensajes por todas partes, es una máquina de interrupciones constantes.

P. ¿Pero, en última instancia, cómo utilizamos la web no es una elección personal?

R. Lo es y no lo es. Tú puedes elegir tus tiempos y formas de uso, pero la tecnología te incita a comportarte de una determinada manera. Si en tu trabajo tus colegas te envían treinta e-mails al día y tú decides no mirar el correo, tu carrera sufrirá. La tecnología, como ocurrió con el reloj o la cartografía, no es neutral, cambia las normas sociales e influye en nuestras elecciones.

P. En su libro habla de lo que perdemos y aunque mencione lo que ganamos apenas toca el tema de las redes sociales y cómo gracias a ellas tenemos una herramienta valiosísima para compartir información.

R. Es verdad, la capacidad de compartir se ha multiplicado aunque antes también lo hacíamos. Lo que ocurre con Internet es que la escala, a todos los niveles, se dispara. Y sin duda hay cosas muy positivas. La Red nos permite mostrar nuestras creaciones, compartir nuestros pensamientos, estar en contacto con los amigos y hasta nos ofrece oportunidades laborales. No hay que olvidar que la única razón por la que Internet y las nuevas tecnologías están teniendo tanto efecto en nuestra forma de pensar es porque son útiles, entretenidas y divertidas. Si no lo fueran no nos sentiríamos tan atraídos por ellas y no tendrían efecto sobre nuestra forma de pensar. En el fondo, nadie nos obliga a utilizarlas.

P. Sin embargo, a través de su libro usted parece sugerir que las nuevas tecnologías merman nuestra libertad como individuos…

R. La esencia de la libertad es poder escoger a qué quieres dedicarle tu atención. La tecnología está determinando esas elecciones y por lo tanto está erosionando la capacidad de controlar nuestros pensamientos y de pensar de forma autónoma. Google es una base de datos inmensa en la que voluntariamente introducimos información sobre nosotros y a cambio recibimos información cada vez más personalizada y adaptada a nuestros gustos y necesidades. Eso tiene ventajas para el consumidor. Pero todos los pasos que damos online se convierten en información para empresas y Gobiernos. Y la gran pregunta a la que tendremos que contestar en la próxima década es qué valor le damos a la privacidad y cuánta estamos dispuestos a ceder a cambio de comodidad y beneficios comerciales. Mi sensación es que a la gente le importa poco su privacidad, al menos esa parece ser la tendencia, y si continúa siendo así la gente asumirá y aceptará que siempre están siendo observados y dejándose empujar más y más aún hacia la sociedad de consumo en detrimento de beneficios menos mensurables que van unidos a la privacidad.

P. Entonces… ¿nos dirigimos hacia una sociedad tipo Gran Hermano?

R. Creo que nos encaminamos hacia una sociedad más parecida a lo que anticipó Huxley en Un mundo feliz que a lo que describió Orwell en 1984. Renunciaremos a nuestra privacidad y por tanto reduciremos nuestra libertad voluntaria y alegremente, con el fin de disfrutar plenamente de los placeres de la sociedad de consumo. No obstante, creo que la tensión entre la libertad que nos ofrece Internet y su utilización como herramienta de control nunca se va a resolver. Podemos hablar con libertad total, organizarnos, trabajar de forma colectiva, incluso crear grupos como Anonymous pero, al mismo tiempo, Gobiernos y corporaciones ganan más control sobre nosotros al seguir todos nuestros pasos online y al intentar influir en nuestras decisiones.

P. Wikipedia es un buen ejemplo de colaboración a gran escala impensable antes de Internet. Acaba de cumplir diez años…

R. Wikipedia encierra una contradicción muy clara que reproduce esa tensión inherente a Internet. Comenzó siendo una web completamente abierta pero con el tiempo, para ganar calidad, ha tenido que cerrarse un poco, se han creado jerarquías y formas de control. De ahí que una de sus lecciones sea que la libertad total no funciona demasiado bien. Aparte, no hay duda de su utilidad y creo que ha ganado en calidad y fiabilidad en los últimos años.

P. ¿Y qué opina de proyectos como Google Books? En su libro no parece muy optimista al respecto…

R. Las ventajas de disponer de todos los libros online son innegables. Pero mi preocupación es cómo la tecnología nos incita a leer esos libros. Es diferente el acceso que la forma de uso. Google piensa en función de snippets, pequeños fragmentos de información. No le interesa que permanezcamos horas en la misma página porque pierde toda esa información que le damos sobre nosotros cuando navegamos. Cuando vas a Google Books aparecen iconos y links sobre los que pinchar, el libro deja de serlo para convertirse en otra web. Creo que es ingenuo pensar que los libros no van a cambiar en sus versiones digitales. Ya lo estamos viendo con la aparición de vídeos y otros tipos de media en las propias páginas de Google Books. Y eso ejercerá presión también sobre los escritores. Ya les ocurre a los periodistas con los titulares de las informaciones, sus noticias tienen que ser buscables, atractivas. Internet ha influido en su forma de titular y también podría cambiar la forma de escribir de los escritores. Yo creo que aún no somos conscientes de todos los cambios que van a ocurrir cuando realmente el libro electrónico sustituya al libro.

P. ¿Cuánto falta para eso?

R. Creo que tardará entre cinco y diez años.

P. Pero aparatos como el Kindle permiten leer muy a gusto y sin distracciones…

R. Es cierto, pero sabemos que en el mundo de las nuevas tecnologías los fabricantes compiten entre ellos y siempre aspiran a ofrecer más que el otro, así que no creo que tarden mucho en hacerlos más y más sofisticados, y por tanto con mayores distracciones.

P. El economista Max Otte afirma que pese a la cantidad de información disponible, estamos más desinformados que nunca y eso está contribuyendo a acercarnos a una forma de neofeudalismo que está destruyendo las clases medias. ¿Está de acuerdo?

R. Hasta cierto punto, sí. Cuando observas cómo el mundo del software ha afectado a la creación de empleo y a la distribución de la riqueza, sin duda las clases medias están sufriendo y la concentración de la riqueza en pocas manos se está acentuando. Es un tema que toqué en mi libro El gran interruptor. El crecimiento que experimentó la clase media tras la II Guerra Mundial se está revirtiendo claramente.

P. Internet también ha creado un nuevo fenómeno, el de las microcelebridades. Todos podemos hacer publicidad de nosotros mismos y hay quien lo persigue con ahínco. ¿Qué le parece esa nueva obsesión por el

yo instigado por las nuevas tecnologías?

R. Siempre nos hemos preocupado de la mirada del otro, pero cuando te conviertes en una creación mediática -porque lo que construimos a través de nuestra persona pública es un personaje-, cada vez pensamos más como actores que interpretan un papel frente a una audiencia y encapsulamos emociones en pequeños mensajes. ¿Estamos perdiendo por ello riqueza emocional e intelectual? No lo sé. Me da miedo que poco a poco nos vayamos haciendo más y más uniformes y perdamos rasgos distintivos de nuestras personalidades.

P. ¿Hay alguna receta para

salvarnos’?

R. Mi interés como escritor es describir un fenómeno complejo, no hacer libros de autoayuda. En mi opinión, nos estamos dirigiendo hacia un ideal muy utilitario, donde lo importante es lo eficiente que uno es procesando información y donde deja de apreciarse el pensamiento contemplativo, abierto, que no necesariamente tiene un fin práctico y que, sin embargo, estimula la creatividad. La ciencia habla claro en ese sentido: la habilidad de concentrarse en una sola cosa es clave en la memoria a largo plazo, en el pensamiento crítico y conceptual, y en muchas formas de creatividad. Incluso las emociones y la empatía precisan de tiempo para ser procesadas. Si no invertimos ese tiempo, nos deshumanizamos cada vez más. Yo simplemente me limito a alertar sobre la dirección que estamos tomando y sobre lo que estamos sacrificando al sumergirnos en el mundo digital. Un primer paso para escapar es ser conscientes de ello. Como individuos, quizás aún estemos a tiempo, pero como sociedad creo que no hay marcha atrás.

© EDICIONES EL PAÍS S.L. – Miguel Yuste 40 – 28037 Madrid [España]

Deixa un comentari

Filed under Uncategorized

La Paca també té un blog!!


http://miprimerblogconganas.blogspot.com/2010/02/presentacion.html

Deixa un comentari

Filed under Uncategorized